lucha contra
el terrorismo
Colabora

No me sorprende

2016-10-18

“Una pelea de madrugada”, “¿Qué hacían dos Guardias Civiles en un bar como el Koxka a las cinco de la mañana?”, “La presencia de la Guardia Civil en Alsasua no ayuda a crear un clima de convivencia”.

Estas son sólo algunas de frases que he podido leer hoy en la prensa, a tan sólo dos días de que los medios de comunicación y los políticos hablen de que se cumplen “Cinco años del fin de ETA”. ¿Fin de ETA? ¿De verdad os parece apropiado hablar de fin de ETA cuando dos Guardias Civiles han sido brutalmente atacados por jóvenes radicales, se ha encontrado un zulo con un arsenal de armas en perfecto estado y vemos al brazo político de los terroristas en las instituciones? Ni a mí ni a los más de 4.500 asociados de la AVT nos parece que se haya llegado a ningún final de ETA en este país. Puede que ya no maten con el tiro en la nuca, pero ahora se presentan a las elecciones, dirigen Ayuntamientos y tienen más altavoces que nunca.

Y sí, en la AVT podemos tirar del manido “te lo dije”. Así rezaba la denuncia que  presentamos en la Audiencia Nacional en 2011 sobre unos hechos que tuvieron lugar en Alsasua:

 

“Gazte Asamblada organización vinculada a la izquierda abertzale realizó en Alsasua un “desfile o parada militar presidido por un individuo, todavía sin identificar, el cual aparecía disfrazado de su majestad el Rey de España y en el que participaron un número indefinido de personas, también sin identificar, que vestidos con los uniformes de nuestras fuerzas de seguridad del Estado desfilaron por las calles del pueblo. Dichas personas con los uniformes antedichos portaban simbología nazi y simbología preconstitucional, portando personas vestidas con el traje de legionario una muñeca hinchable. Una vez finalizado dicho desfile, el individuo disfrazado de su majestad el Rey con el uniforme de gala, que había presenciado todos los hechos, subió al balcón del ayuntamiento con la aquiescencia de la alcaldesa, y desde dicho balcón de la institución pública realizó una alocución en la que se burlaba del Rey y donde de manera irónica se felicitaba a las fuerzas de seguridad por su labor en el pueblo terminando la alocución al grito de “¡Viva España!, ¡Viva el Rey!, ¡Viva el Orden y la ley! ¡Viva España, una grande y libre".

 

Según los informes, la alcaldesa se sumó al júbilo popular refiriéndose a la Guardia Civil. “Hijos de Puta, me cago en vuestra calavera”, espetó. Nuestra querella fue archivada. 

Por eso, lo sucedido me horroriza, me entristece y me repugna… Pero no me sorprende. Del mismo modo que tampoco me sorprenderá que las instituciones no tomen cartas en el asunto, que Fernández de Mesa no vaya más allá de sacarse la foto y que los militares hayan denunciado el acoso que sí, cinco años después del “fin de ETA” siguen sufriendo.

Es necesario que los responsables de la Benemérita reclamen la actuación judicial o soliciten la intervención de la Fiscalía, para que no sean otra vez los colectivos de víctimas del terrorismo los que tengan otra vez que partirse la cara para que el entorno de ETA responda ante los tribunales.

 

Asociación Víctimas del Terrorismo - Camino Vinateros, 51 - 28030 Madrid - Tel. 91 594 07 99