lucha contra
el terrorismo
Colabora

Un ataque terrorista no se supera

2016-09-14

"Un ataque terrorista se supera, la disolución de España es irreversible". El pasado domingo 11 de septiembre, decimoquinto aniversario del atentado contra las Torres Gemelas, el ministro de exteriores en funciones realizó estas declaraciones que suponen sin duda un menosprecio y una humillación a las víctimas del terrorismo. Llama más la atención que estas manifestaciones se realicen en un país como España, que ha tenido que sufrir más de 50 años de terrorismo que ha dejado miles de familias rotas.

Un ataque terrorista no se supera. Como nuestros más de 4.500 asociados afirman, la condición de víctima es para toda la vida. ¿Cómo se supera el asesinato de un padre, una madre, un  hijo…? Desgraciadamente estas pérdidas te acompañan para toda la vida, y como bien dicen muchos de nuestros asociados: ya no se vive, “se sobrevive”.

Y no sólo quiero referirme a estas miles de familias rotas, también hay que tener en cuenta a los heridos. Ellos un día cayeron del lado de la vida, pero sus vidas y las de los que los rodean quedan marcadas para siempre.

Además de las secuelas físicas que un ataque terrorista puede acarrearte para toda la vida, están las secuelas psicológicas. Esas que yo llamo “las heridas más difíciles de curar”. Yo, víctima del atentado perpetrado por ETA en la Plaza República Argentina, hoy en día transcurridos 31 años, sigo sin poder subirme a un autobús.

 

                                                                               

Los estudios del departamento psicosocial de la AVT han demostrado que las víctimas de atentados, no sólo necesitan atención psicológica de forma inmediata, sino también a medio, largo y a muy largo plazo, incluso 20, 30 o 40 años después. Esto no sólo pone en entredicho la idea popular de que el tiempo lo cura todo, sino también cuestiona las políticas sanitarias y sociales que implican que, pasados 3 o 6 meses desde los atentados, ya no son necesarios los servicios o las ayudas para la atención psicológica a las víctimas.

En la AVT hemos trabajado en esta línea en los últimos años con la llamada terapia cognitivo conductual centrada en el trauma. Hemos visto que resulta útil para conseguir que la mayoría de las personas que tenían trastornos psicológicos durante años dejen de tenerlos, tanto si estos trastornos eran de estrés postraumático, como si eran depresivos o de ansiedad.

Ojalá no hubiese terrorismo y no hubiese nada que superar, pero como desgraciadamente las circunstancias son diferentes seamos justos. Verdad, Memoria, Dignidad y Justicia.

Asociación Víctimas del Terrorismo - Camino Vinateros, 51 - 28030 Madrid - Tel. 91 594 07 99