lucha contra
el terrorismo
Colabora

Por ellos, por todos

José Antonio Sánchez, Alcalde de Humanes de Madrid.     07-02-2017

Por cada una de las víctimas que han fallecido en un acto terrorista. Por cada madre, esposo, hijo o nieto que ha padecido y sufre la ausencia de sus familiares. Por los que han dado su vida para garantizar la libertad de sus convecinos y compatriotas. Por ellos y por todos los españoles que hemos llorado a causa de la barbarie terrorista, el Gobierno que presido en el Ayuntamiento de Humanes de Madrid levantaba la voz el pasado 30 de mayo para nombrar persona non grata en el municipio al amigo de los asesinos: Arnaldo Otegi.

Resulta indignante para quienes sí defendemos la paz y la justicia que este símbolo de la etapa más oscura y sangrienta de nuestra historia reciente haya acudido al Parlamento Europeo a dar lecciones de derechos humanos. Y no es menos doloroso comprobar cómo algunos políticos se dirigen al condenado Otegi como “hombre de paz” e incluso le invitan a ocupar una tribuna en las instituciones. ¿Es que acaso las instituciones europeas, el Parlamento Catalán o el ansia de protagonismo de algunos dirigentes políticos provocan la pérdida de la memoria colectiva? ¿Acaso tenemos que dejar que nos roben la dignidad?

Quien no condena a los terroristas, quien ampara o apoya a los que apretaron el gatillo, nunca serán bienvenidos en Humanes de Madrid. Por eso, el Partido Popular de esta localidad, que yo presido, llevó ante el Pleno del pasado mes de mayo una resolución para condenar la utilización que Arnaldo Otegi hizo de la cámara de representación de todos los ciudadanos europeos y de las instituciones catalanas. Humanes de Madrid siempre estará con las víctimas y no tolerará que se ampare la violencia y se pisotee a la sociedad española.

Estos actos brutales, bajo sus diversas formas, son la fuerza destructiva que busca acabar con la libertad y la convivencia allí donde están protegidas por sistemas democráticos consolidados. Pero también intentan frustrar los procesos de construcción de la democracia en aquellas sociedades que aspiran a organizar sistemas políticos basados en la ley, el respeto a los derechos humanos y la primacía del Estado de Derecho.

Verdad, Memoria, Dignidad y Justicia son cuatro palabras que encierran todos esos valores que son bandera de la sociedad española. Un pueblo que siempre ha estado del lado de sus víctimas. Porque, por muchos años que pasen, por mucho que algunos intenten borrar la huella de sus crímenes, los españoles no olvidaremos que las víctimas fueron asesinadas vilmente por aquellos que intentan acabar con la libertad.

En un Estado de Derecho, amparado en una democracia consolidada, la defensa de cualquier ideología es asumible siempre que se apuntale en medios pacíficos, en ningún caso en la violencia. Y quien no tenga esto claro sólo debe coger entre sus manos los libros “Testimonios. La voz de las víctimas”, editados por la Asociación Plataforma de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo. En ellos uno puede asomarse a las desgarradoras historias de 22 víctimas que exponen la visión más descarnada de las consecuencias de la barbarie.

Esta lacra ha generado durante demasiados años una sensación de impotencia en la sociedad, pero la fortaleza de los valores humanistas, de la solidaridad y la tenacidad de las víctimas en primer lugar y de forma generalizada de toda la sociedad española, han hecho posible que hoy podamos mirar al futuro esperanzados.

Es cierto que otras formas de terror están ahora amenazando esos valores. En cada época ha habido un verdugo dispuesto a atacar la libertad, pero el recuerdo de las víctimas es tan fuerte que volverá a darnos energía para derrotar a aquellos que ejecutaron esos actos viles y salvajes. Como el nombre de esta revista, Por ellos, por todos, debemos tener memoria para luchar con justicia por la verdad, para que no nos arrebaten la dignidad.

Quiero aprovechar este espacio que me brinda la Asociación Víctimas del Terrorismo para agradecerle su confianza en las posibilidades del Estado de Derecho para combatir y derrotar a los terroristas desde y con la ley. La renuncia a cualquier tentación de tomarse la justicia por su mano debe ser también puesta en valor.

También quiero trasladar y apoyar desde el Ayuntamiento de Humanes de Madrid la unión de todos los demócratas, el cumplimiento de la Ley, el respeto por el trabajo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y la defensa de la memoria y la dignidad de todas las víctimas, para que sigan defendiéndose con firmeza y dignidad.

La defensa de las libertades democráticas es, en esencia, el sello de identidad de las diversas asociaciones consagradas a preservar la memoria de las víctimas y a defender los derechos de vida y seguridad de todos los ciudadanos. Por ello, como representante de los vecinos de Humanes de Madrid, quiero mostrar el máximo apoyo y respeto de mi municipio ante quienes han padecido las consecuencias de la barbarie terrorista.

Asociación Víctimas del Terrorismo - Camino Vinateros, 51 - 28030 Madrid - Tel. 91 594 07 99