Noticia

La AVT participa en Nueva York en el Young Ambassadors Program

ACTUALIDAD - 07-06-2019

La AVT participa en Nueva York en el Young Ambassadors Program

El Programa Young Ambassador (YAP) reúne a jóvenes de 14 a 20 años que han sido víctimas del terrorismo y/o cuyos familiares directos han sido víctimas de  un atentado terrorista. Los participantes pasan una semana de convivencia en la ciudad de Nueva York, en esta ocasión además de España, los países asistentes han sido Francia, Argentina, Israel y Estados Unidos.

El objetivo del viaje es reunir a las víctimas del terrorismo de todo el mundo y empoderar a los jóvenes a través del apoyo entre iguales, compartiendo sentimientos, pensamientos y experiencias a través de un grupo de trabajo, compaginado con actividades lúdicas y con reuniones con líderes políticos y comunitarios, de manera que puedan aprovechar su experiencia personal y adopten actitudes resilientes, incrementando su participación como agentes de cambio a través de su experiencia en charlas y eventos que den voz a las víctimas.

Solo las personas que han sufrido un atentado terrorista entienden el cambio que se produce tanto individual como familiarmente y cómo las consecuencias se pueden observar a nivel social, físico, emocional y económico.

Este año, una vez más, hemos formado parte de este programa con tres jóvenes de edades comprendidas entre los 16-17 años, acompañadas de una trabajadora social de la AVT, que se desplazaron a Nueva York para participar la semana del 28 de mayo al 4 de junio en el programa Young Embassador Program, organizado por la asociación estadounidense Strength to Strength, asociación sin ánimo de lucro creada para apoyar a las víctimas del terrorismo de todo el mundo.

El primer día del campamento los participantes pudieron aprender los unos de los otros compartiendo su relato, actividad fundamental en la que se crean los lazos de unión del grupo, además de otras actividades compaginadas con grupos de apoyo mutuo y actividades de ocio. En este programa de convivencia, las jóvenes conocen diferentes culturas, religiones y diferencias existentes con respecto a las víctimas del terrorismo en los diferentes países participantes, siendo el nivel de concienciación de mayor implicación. Por tanto valores como la tolerancia y respeto son fundamentales en este programa.

También visitamos el Museo-Memorial del 11-S donde pudieron conocer y hablar con uno de los supervivientes, Tom Canavan, que les ha acompañado a largo de la semana. Además, tuvieron la oportunidad de visitar el museo de ciencias naturales, se realizó una sesión de yoga y disfrutaron de una clase de arte terapia.

Pero no solo hubo actividades de ocio, dentro del programa tuvimos reuniones con diferentes líderes políticos y comunitarios, así tuvimos el placer de conocer al Comisario del Departamento de Policía de Nueva York, John Miller, adjunto  de la policía para la inteligencia y terrorismo, el cual les habló sobre su experiencia laboral y su papel en mantener segura la ciudad de Nueva York de forma que los participantes pudieran sentirse protegidos por los servicios de seguridad. También, los menores pudieron exponer su relato a diferentes instituciones y entidades que trabajan por las víctimas del terrorismo y a diferentes patrocinadores del programa. Es más, tuvimos la oportunidad de asistir  a una reunión con el Secretario General Adjunto de la Oficina de la ONU contra el terrorismo, Vladimir Voronkov, donde participamos en un debate sobre el apoyo global para las víctimas y prevención, además de qué acciones puede llevar a cabo la ONU para ayudar a las víctimas del terrorismo.

El campamento finalizó con pequeños grupos de discusión sobre cómo combatir el odio y el terrorismo y traer la paz, junto con una ceremonia en la que todos los participantes comparten sus expectativas antes de comenzar el programa, así como el logro de las mismas. La ceremonia terminó con un abrazo grupal y la despedida.