Noticia

Medio centenar de presos de ETA ya duermen en cárceles vascas

ACTUALIDAD - 11-06-2021

Medio centenar de presos de ETA ya duermen en cárceles vascas

Hablar del viernes, para las víctimas del terrorismo, no significa otra cosa que hablar de acercamientos de presos etarras. El Ministerio del Interior, fiel a su agenda carcelaria, hoy ha vuelto a comunicarnos el traslado de 4 etarras a cárceles próximas y propias al País Vasco y Navarra, de los cuales, 2 de ellos acumulan 2 asesinatos en su historial delictivo. Además, la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias ha dispuesto trasladar a Bilbao a otro etarra en calidad de preso preventivo.

Desde la AVT llevamos tiempo señalando que este Gobierno ha derogado de facto la política de dispersión, algo de lo que ya podemos hablar como una realidad. Las cárceles del sur de España se han ido vaciando durante los últimos meses a la vez que las prisiones del norte, incluidas las del País Vasco y Navarra, han incrementado el número de presos etarras de una manera considerable (49 presos en el País Vasco y 10 en Navarra). De hecho, según nuestros datos, tan sólo quedarían por acercar 7 etarras (6 en Andalucía y 1  en Murcia).

Todo apunta a que el siguiente paso del Gobierno en materia penitenciaria será trasladar a todos los presos a cárceles del País Vasco y Navarra. Al menos, es lo que parece que esperan sus socios de gobierno, que pretenden que el 1 de octubre, fecha en la que se hará efectiva la transferencia de prisiones a la comunidad vasca, todos o casi todos los presos etarras estén en prisiones de esta región. Como llevamos meses alertando desde la AVT, no quieren a los presos cerca, los quieren libres. Quieren libres a unos asesinos. Quieren libres a unos terroristas que en su día atentaron contra el Estado de Derecho y contra la libertad de sus víctimas. Quieren libres a unos sanguinarios que siguen sin mostrar ningún tipo de arrepentimiento por sus crímenes y que a día de hoy siguen sin colaborar de manera efectiva con la justicia.

Esta semana, hemos visto en prensa como plataformas de apoyo a los presos de ETA, como Sare, se permiten el lujo de hablar abiertamente del escenario que habrá tras la transferencia de prisiones al País Vasco y tildan la política de dispersión como “un castigo añadido para sus familiares que se han visto obligados a desplazarse, semana tras semana, a lugares lejanos. Un cruel castigo para quienes nunca fueron juzgados por delito alguno, pero que han sufrido las consecuencias de una política penitenciaria inhumana y diseñada para represaliar”. No se confundan, no se trata de presos o presas vascos, se trata de terroristas, de asesinos que cuando apretaron el gatillo no pensaron ni en sus familiares ni mucho menos en los familiares de sus víctimas. Ellos por lo menos pueden recorrer kilómetros para ver a sus hijos, nosotros, las víctimas, tenemos que recorrer miles de kilómetros pero para visitar sus tumbas. Es humillante para nuestro colectivo ver como estos asesinos reclaman ahora humanidad, la humanidad que les faltó a ellos cuando decidieron acabar con la vida de nuestros seres queridos.

Los presos etarras que esta semana verán mejorada su situación penitenciaria sin colaborar con la Justicia:

Raúl Ángel Fuentes Villota. Del Centro Penitenciario de El Dueso (Cantabria) al Centro Penitenciario de San Sebastián. Fue condenado a 50 años de cárcel por intentar colocar una bomba en el coche de un policía nacional en Barakaldo (Vizcaya) en 1991.

Pedro María Cano Hernández. Del Centro Penitenciario Castellón I al Centro Penitenciario de Logroño. Fue condenado a 28 años de prisión por su participación en el asesinato de Juan Priede el 21 de marzo de 2002.

Orkaitz Gallastegui Sodupe. Del Centro Penitenciario Castellón-I al Centro Penitenciario de Topas (Salamanca). Fue condenado a 26 años como cooperador necesario en el asesinato de José María Lidón.

La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias ha dispuesto además la clasificación en tercer grado de la interna Olga Comes Arambillet. Fue condenada a 9 años, 1 mes y 15 días por depósito de armas y municiones en relación con banda armada. Se encuentra en el Centro Penitenciario de Pamplona.

Además, la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias ha dispuesto trasladar desde el Centro Penitenciario Madrid V al Centro Penitenciario de Bilbao al interno Gaizka Astorquizaga Arriaga, en prisión desde el 18 de noviembre de 2020 en calidad de preso preventivo por su presunta participación en actos de sabotaje como miembro del colectivo disidente de ETA, ATA.

TRASLADOS ETA:

Total traslados: 236 (correspondientes a 195 etarras)

Al País Vasco o Navarra: 61 (13 por tercer grado y 6 por enfermedad, 42 porque sí)

Con delitos de sangre: 99 (se corresponde con 92 presos con 290 víctimas 210 atentados)

Total terceros grados: 22

             Con delitos de sangre: 6

             Libertades condicionales: 6

La política de dispersión ya es historia. Con los movimientos de los últimos meses, el Gobierno del Señor Sánchez la ha dado por finiquitada. Bajo su mandato son ya 236 los traslados, correspondientes a 195 etarras, de los cuales 99 tienen delitos de sangre. Según nuestros datos, tan sólo quedan por ser acercados 7 presos (6 en Andalucía y 1  en Murcia). Así pues, todo apunta a que el siguiente paso del Gobierno en materia penitenciaria será que todos los presos acaben en cárceles del País Vasco y Navarra. Desde la AVT nos mantendremos vigilantes para alzar la voz ante cualquier decisión que pueda afectar a nuestro colectivo, y como llevamos haciendo durante nuestros 40 años de historia, seguiremos luchando por la “Verdad, Memoria, Dignidad y Justicia”.